Monteraponi Chianti Classico – Bajo el sol de Toscana

En la primavera del 2003 se estrenó “Bajo el sol de Toscana”, película romántica con cierta mirada existencialista protagonizada por Diane Lane, que más allá de su trama en su fotografía me ayudo a entender todo el romanticismo paisajístico que rodea la producción vitivinícola.

El vino inspira belleza porque dados sus requerimientos de suelo y clima se produce en algunos de los lugares más bellos del mundo y sus zonas de cultivo suelen regalarnos postales de ensueño como son viñedos con el oleaje del Pacífico como telón de fondo en los valles fríos de Chile, rodeados de montañas nevadas que se tiñen de rojo al atardecer en Los Andes mendocinos, formando una perfecta e infinita alfombra verde sobre las colinas en el valle de Napa, pintando de tonos ocres y rojizos el paisaje de la Rioja en otoño o rodeando los magníficos Chateaus del valle del Loira en Francia; sin embargo ninguno de ellos se iguala a la simple y maravillosa perfección del paisaje de la Toscana con las añosas torres de piedra de sus villas medievales alzadas sobre las colinas que operan como verdaderas islas sobre un océano de verdes sarmientos.

No solo la vista de la Toscana es única, también lo son sus vinos, muchos de ellos producidos en base a parras descendientes de aquellas plantadas durante el albor del Imperio Romano e incluso más atrás pues fueron los Etruscos quienes iniciaron la actividad vitivinícola en estos suelos.

La región cuenta con más de una treintena de Denominaciones de Origen entre las que destacan Brunello di Montalcino, Carmignano, Vin Nobile di Montepulciano y Trebbiano, sin embargo el Chianti es indudablemente el emblema de la vitinicultura toscana.

Los magníficos ensamblajes bordoleses hace rato dejaron de ser una exclusividad gala, Carmenere y Malbec hoy son emblemas de chile y Argentina respectivamente mientras Cabernet Sauvignon y Merlot están presentes en todo el orbe vitivinícola; algo parecido ocurre con Pinot Noir y Chardonnay que encontraron en California un magnífico segundo hogar; de igual forma el Syrah hoy es tan australiano como rodanés e incluso en las afamadas variedades del norte de Italia encontramos que Zinfandel actualmente es más asociado a la costa oeste de Estados Unidos que a su Puglia natal y Nebbiolo poco a poco se convierte en el buque insignia de la creciente vitinivultura mexicana en Baja California.

En base a lo anterior precisamente la particularidad del Chianti radica en el uso de uvas nativas de la Toscana y métodos de vinificación con sutiles diferencias a lo que encontramos usualmente en otros grandes vinos.

La base del Chianti italiano está en la uva de la variedad Sangiovese presente entre un 80% y 100% de la mezcla, complementada en algunos casos con las cepas también toscanas Canaiolo y Colorino y tan solo en la categoría Chianti Superiore se permite hasta un 10% de Cabernet Sauvignon, Merlot o Syrah.

Su crianza se extiende por 12 a 36 meses según su categoría y ella no se remite al tradicional uso del roble francés sino también incorpora en buena medida el uso de roble croata procedente de la región de Eslovania. Además es habitual que finalizado el paso por barrica el vino pase algunas semanas decantándose en antiguos estanques de concreto, proceso que redondea taninos y equilibra magníficamente su cuerpo.

Un terroir de ensueño, varietales propios, otras maderas y distintos procesos de vinificación permiten que el Chianti sea un vino único imposible de replicar en otra latitud y que constituye el alma de la Toscana.

Entre los variopintos productores de Chianti podemos encontrar a Antinori, un proyecto familiar de veintiséis generaciones y casi setecientos años de historia fundado por Giovanni di Piero Antinori en 1385; Il Palagio, comandada nada menos que por el músico británico Gordon Thomas, más conocido como Sting; o antiguas villas medievales que parecen detenidas en el tiempo como la Azienda Agrícola Monteraponi.

Review

Monteraponi es una antigua aldea medieval que se alza sobre la colina del mismo nombre 50 kilómetros al sur de Florencia. La villa creció en torno a una torre levantada en el siglo X por orden del Baron Hugo, marqués y gobernador de la Toscana. La producción de vinos se inició con la posterior construcción de una abadía y desde 1970 pasó a ser una Azienda Agrícola propiedad de Michele Braganti y su esposa Alessandra Deiana.

Los suelos de Monteraponi de características alcalinas se componen en su mayoría de quebradizos sedimentos calcáreos de tono gris-azulado llamado Galestro presente en toda la Toscana, y en una menor medida de arcilla compacta, dura y pedregosa llamada Albarese.

Aunque la finca posee 200 hectáreas, gran parte está colonizada por bosques nativos de robles y castaños y solo 12 de ellas están destinadas al cultivo de vides, en su gran mayoría Sangiovese, que se manejan en forma artesanal y orgánica.

Su Chianti Classico cuenta con un coupage 93% Sangiovese y 7% Canaiolo, en su vinificación cuenta con una crianza de 16 meses en barricas de roble francés y eslovano, y previo a su embotellado pasa por un mes de decantación en antiguos estanques de concreto.

Fiel expresión se su DOC se nos muestra de un tono rubi medio, borde ocre y ribete claro.

En nariz encontramos fresa, arándano rojo y berries deshidratados, licor de guinda, aceto balsámico y suaves avellanas tostadas. Mientras en su boca abre como un frutal jugo de granada con una marcada y persistente acidez que se extiende por largo hasta el retrogusto; conforme avanza en paladar adquiere mayor volumen merced de sus taninos gruesos, amables y con suave dulzor, para pasar a un final largo donde se entremezclan notas de caramelo y chocolate bitter.

En términos de maridajes resulta perfecto para acompañar pastas acompañadas de ragús de carne o salsas en base a tomate, antipastos en base a quesos y jamones maduros o pizza con presencia de salami o prosciutto. Sin embargo su mayor compañía es sin duda otro clásico de la Toscana como es la carne tierna y jugosa de la Bistecca alla Fiorentina.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s