Cuvée Alexandre Apalta Vineyard Syrah 2015

La magia del vino es que su degustación es un momento único e irrepetible que dependerá de las condiciones de la estiba en botella, temperatura de servicio, tiempo de oxigenación, entorno y maridaje en lo que respecta a los comensales, además de las decisiones enológicas respecto a la vendimia y vinificación de una cosecha determinada, pero sobre todo lo anterior el elemento determinante son las condiciones climáticas que marcaron dicha añada.

La cosecha 2015 del Syrah de la etiqueta Cuvée Alenxadre de Viña Lapostolle fue la primera con origen en los cuarteles históricos de la bodega en Apalta, pues hasta 2014 esta variedad provenía del viñedo Las Kuras en el valle de Cachapoal.

Independiente a que el cambio de origen en sus uvas ya marcó un nuevo perfil menos sobre maduro y de mayor concentración de ácidos, las condiciones climáticas de la primavera-verano 2014/15 resultaron extraordinarias para la producción de grandes vinos gracias a una temporada seca y particularmente luminosa de temperaturas altas en verano pero con buena dosis de corrientes frías nocturnas en Apalta redundó en una cosecha de uvas sanas, de buena madurez pero sin excesos de deshidratación que redundó en un vino de notoria intensidad pero perfectamente equilibrado que asegura un amplio potencial de guarda y evolución.

Su crianza pasó por quince meses en barricas de roble francés mitad nuevas y restante de segundo y tercer uso que dio como resultado un vino de hermoso tono rubí y traza violácea con una nariz amplia que entrega mora, arándano, ciruela negra, marcada oliva, aceto balsámico, pimienta negra y notas propias de su evolución como cuero y dejo cárnico.

Muy intenso y terroso en boca, incluso agresivo si no se le entrega la oxigenación adecuada; acidez alta, tanino firme y maduro que aún está en proceso de integrar su madera, final largo con marcada fruta negra y pimienta.

Sin duda nos recuerda el estilo de los Shiraz australianos de Barossa, y aunque ya han pasado siete años de su cosecha sigue siendo recomendable acompañarlo de algún grueso trozo de carne o quesos muy maduros que ayuden a equilibrar sus notas, pero el mérito de este Cuvée Alexandre 2015 no está en ser solo un muy buen vino para asados sino en que su intensidad, acidez y carga tánica le permiten continuar su evolución quizás hasta por otra década en la que toda la actual potencia se traducirá en una perfecta elegancia.

Muy interesante resulta degustarlo en una cata vertical que permite notar como muestra una mayor presencia que botellas cosechadas hasta cinco años después.

En lo concreto si alguna botella de esta añada se cruzan en su camino no dude en incorporarlo a su cava.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s