Lo Abarca Hill Pinot Noir 2012

Poco más de una década atrás transitaba la antigua carretera que une Casablanca con San Antonio pasando por Lagunillas. Luego de una larga recta que pasa el sector de Rosario en un momento el camino comenzó a descender por una serie de intricadas curvas entre las colinas y para mi grata sorpresa las laderas de las mismas parecían estar cubiertas de oro. Una vez que mi vista se acostumbró a la luz solar, que a esa hora de la tarde caía paralela al horizonte, pude notar que se trataba de cientos de vides cuyas hojas avanzado el otoño transitaban del dorado al cobrizo. Esa fue la primera vez que un viñedo me cautivó visualmente y desde entonces no pierdo ocasión de observarlos al atardecer.

El viñedo en cuestión corresponde a los cultivos de Casa Marín en la localidad de Lo Abarca, próxima a Cartagena, y las vides cuyas hojas me deslumbraron a los cuarteles de donde proviene su Pinot Noir ícono, perfectamente llamado Lo Abarca Hill Vineyard.

Para los amantes del Pinot Noir, como el célebre Miles Raymond interpretado por Paul Giamatti en la película Sideways, ninguna otra cepa se le asemeja y para los aún más ortodoxos ningún Pinot Noir se compara a aquellos producidos en la Bourgogne. El primer enunciado depende de cada gusto pero sobre el segundo no hay discusión; y precisamente el mérito de este vino de Mariluz Marín está en no pretende ser una alternativa ni ser comparado con aquellos de la Cóte d’Or, sino busca ser un fiel exponente de como se expresa la variedad en el Nuevo Mundo, quizás sin la complejidad, elegancia y potencial de guarda de un Nuits-Saint-George, pero con un vibrante presencia frutal y la sutileza aportada por el frío clima costero del hemisferio sur.

El viñedo de Lo Abarca Hill reúne las condiciones que en tierras galas lo harían ser reconocido como un Grand Cru; cultivado en laderas de orientación noroeste que facilitan que la luz solar llegue a cada racimo a la vez de permitir que el agua de la neblina matinal escurra sin que las uvas la absorban en demasía, junto a suelos de piedra caliza con depósitos marinos que entregan buen drenaje, retienen el calor que luego liberan por la noche y aportan sus preciadas notas minerales.

En su vinificación el mosto fermenta en cubas de acero inoxidable para luego ser criado durante 16 meses en barricas de roble francés 20% nuevas y 80% restante de segundo uso con posterior envejecimiento de cuatro años en botella antes de ser liberado al mercado, dando como resultado un vino que descorchado a diez años de su cosecha se muestra de un hermoso color teja de capa media y amplio ribete claro, cuya nariz entrega rosas rojas, fresa madura, cereza, arándano rojo deshidratado, muy sutil barrica en forma de frutos secos tostados y cuero, y sutiles terciarios como champiñón y tierra húmeda.

En boca es perfectamente seco, de cuerpo medio aligerado por su acidez media alta, baja astringencia, tanino delgado y dulce, predominio de sabores a berries rojos entremezclados con el umami de champiñón en su final largo con cierto dejo a pimienta blanca.

En resumen un Pinot Noir perfectamente equilibrado, persistente en boca, intenso en sus notas y con una paleta aromática que, sin ser tan amplia como sus símiles del oriente galo, se encuentra perfectamente definida y muestra a la perfección la expresión de la cepa en estos suelos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s