Linguine alla Putanesca – Sabor Napolitano

el

La salsa Putanesca es una de más famosas preparaciones napolitanas no solo por su exquisito sabor sino sobre todo por su curioso nombre.

Sobre el origen de la receta existen unas serie de versiones sustentadas principalmente en la mitología urbana pero que en resumen señalan que la salsa era preparada en los burdeles del colorido Quartieri Spagnoli (Barrio Español) de Nápoles para acompañar las pastas con las que se alimentaban prostitutas y clientes.

Los ingredientes usados en la salsa según algunas versiones se debían a que los marineros napolitanos solían pagar los servicios del burdel con anchoas, aceite de oliva aceitunas y en otras a que debido a trabajar hasta altas horas de la madrugada quienes regían los prostíbulos hacían sus comprar en el mercado pasado el mediodía cuando carnes y hortalizas ya habían sido vendidas en su mayoría.

Sin embargo al parecer el origen de la famosa salsa es mucho más reciente y bastante menos folklórico pues varios historiadores gastronómicos coinciden en que data recién de 1950 ubicándolo en el restaurant Rencio Fellone de Isquia, una de las islas del archipiélago napolitano, donde su dueño, Sandro Petti, avanzada la noche servía a sus clientes pasta acompañada de una puttanata quaisiasi (cualquier puta cosa) hecha con los ingredientes sobrantes del servicio diario.

Sea cual sea su origen lo cierto es que la Putanesca es la perfecta muestra de lo que es la cocina italiana: la unión de sencillos ingredientes que resultan en un plato magnífico.

Aunque en rigor la Putanesca puede acompañar cualquier tipo de pasta, lo ideal es usarla junto a pastas largas de grosor mediano como tallarine o linguine.

  • 1 paquete de Linguine
  • 1 Cebolla cortada en mirepoix
  • 1 lata o frasco de Anchoas
  • 1 vaso Vino blanco
  • 1 taza de Tomate concentrado
  • 1 taza de Aceitunas descorazadas
  • 1/2 taza de Alcaparras
  • 1 cda Orégano
  • Sal y Pimienta a gusto.

Comenzamos utilizando el aceite de las anchoas para untar una sartén amplia, llevamos a temperatura y sofreímos la cebolla hasta pochar condimentando con sal y pimienta, añadimos el vino blanco y mantenemos en cocción a fuego bajo por diez minutos, luego incorporamos el tomate concentrado y orégano, mezclamos bien, agregamos un puñado de aceitunas y alcaparras y continuamos cocinando a fuego muy bajo mientras esperamos la pasta.

Cocinamos los linguines en una cacerola con abundante agua hirviendo y una pizca de sal por siete a diez minutos, una vez se encuentren casi al dente vertimos un cucharón del agua de la pasta a la salsa, mezclamos bien, rectificamos la sal y luego traspasar los linguines a la sartén donde finalizaremos su cocción por un par de minutos.

Añadimos el resto de las aceitunas y alcaparras además de las anchoas y servimos espolvoreando queso parmesano y pimienta sobre el plato.

Maridaje

La magia de la salsa Putanesca es que sus sencillos ingredientes se potencian al reunirse aportando mucha intensidad y presencia en su paso por paladar, lo que obliga a que en su maridaje utilicemos vinos igualmente intensos y de buena estructura.

Amayna Syrah 2017, Leyda, Viña Garcés Silva

En Italia sería habitual acompañar esta preparación de algún Etna Rosso, Montepulciano d’Abruzzo o Sangiovese, pero también podemos usar mano a opciones de Nuevo Mundo entre las que destaca el Syrah de clima frío.

Para nuestro maridaje hemos optado por Amayna, Syrah del costero valle de Leyda, producido por Viña Garcés Silva.

Este Syrah además de presentar las clásicas notas ahumadas y cárnicas que la cepa desarrolla bajo la influencia marítima nos entrega un cuerpo particularmente fluido con madera muy bien integrada gracias a su crianza mixta en barricas y fudres hecha por catorce meses.

Rubí profundo, de capa alta y traza violeta, en su nariz expresa mora, arándano, olivas negras, tocino, dejo cárnico, violetas, humo y grafito.

En tanto su boca es intensa, fluida pero sin perder estructura, de alta concentración frutal equilibrada en una vibrante acidez, taninos dulces y especiados que dan paso a un final largo con notas de olivas y cassis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s