Ferreira Oporto Ruby

Un vino Fortificado es aquel mosto al que se le ha añadido brandy (aguardiente de vino) para cortar su fermentación antes de que las levaduras consuman la totalidad del azúcar conservando de esta forma dulzor residual y aumentando su grado alcohólico. Esta técnica fue desarrollada por comerciantes ingleses que al fortificar el vino adquirido en Portugal evitaban que este se oxidara por el vaivén y la humedad propios del traslado marítimo. razón por la que la Denominación de Origen Oporto, Porto o Port es la más antigua y valorada dentro de este tipo de vinos.

Dentro de los vinos de Oporto encontramos distintas variedades de acuerdo a la composición de su vino base y proceso de crianza. Un Oporto Rubí es aquel que tras el encabezado (adición de brandy) es criado por muy breve tiempo en barricas de roble usado a fin de no alterar sus aromas afrutados ni su característico color, de allí su nombre, para luego ser embotellado para su consumo inmediato.

Oporto Ruby, Ferreira

Cavas Ferreira fueron fundadas en el siglo XIX por Antonia Ferreira, mujer clave en el establecimiento de la DOP que exige que estos vinos sean hechos en base a mostos obtenidos exclusivamente en el valle del Douro y no en diversos orígenes, algunos de ellos incluso fuera de Portugal, como solían hacer hasta la fecha los productores británicos.

El Oporto Ruby de Ferreira se basa en un coupage de Touriga Franca, Touriga Nacional, Tinta Barroca, Tinto Cao, Tinta Roriz y Tinta Amarela de distintas cosechas, alcanzando los 19,5º GA tras su encabezado y crianza.

Fortificado de brillante tono rubí, como lo indica su nombre, y borde claro. En su nariz encontramos cereza, berries rojos deshidratados, canela, clavo, intenso caramelo, tabaco rubio y laurel.

Su boca abre con cuerpo untuoso, dado su grado alcohólico, y marcado dulzor de frutos rojos equilibrados en una acidez alta para dar paso a un largo final licoroso y cálido con presencia de hierbas.

En general de buen equilibrio, aunque sin el maridaje adecuado puede resultar algo cansador; final persistente, notas intensas y un aceptable abanico de aromas y sabores.

Este tipo de Oportos es ideal para maridar postres dulces y ácidos, como son aquellos hechos en base a cítricos y berries. Su mejor desempeño lo encontramos como complemento de la pastelería acompañando kuchen, pies y sobre todo cheesecakes.

Nota: 3,8 – Buen Oporto para adentrarse en el mundo de los vinos generosos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s