Beronia Rioja Reserva

Dentro de los vinos hispanos los mostos de La Rioja son sin ninguna duda los de mayor reconocimiento internacional. Aunque su cultivo comienza con la presencia romana en el noroeste de Iberia la fama de sus botellas se inicia a fines del siglo XIX luego de que la filoxera arrasara con los viñedos de Bordeaux y los comerciantes británicos encontrarán en los tintos riojanos el sustituto natural de las entonces alicaídas etiquetas bordalesas.

A fin de mantener el prestigio de sus vinos el consejo regulador de La Rioja, establecido en 1925, mantiene estrictas normas sobre las uvas a utilizar, rendimiento de los viñedos, además de tiempos y tipo de envejecimiento que son más exigentes que en el resto de España.

En cuanto a los tintos la uva mayormente usada es el Tempranillo si bien también se permite utilizar Garnacha, Graciano y Mazuelo, entre otras variedades autóctonas. Respecto a su envejecimiento en un Rioja Crianza deben transcurrir dos años desde su cosecha antes de ser lanzado al mercado y dentro de este tiempo debe permanecer al menos 12 meses continuos en barrica de roble; en la categoría Reserva el tiempo de estiba aumenta a tres años y tratándose de un Gran Reserva a cinco pero aumentando también el tiempo en barrica que se eleva a 24 meses mínimo.

Rioja Reserva, Beronia

Los vinos de Bodega Beronia, perteneciente al conglomerado vitivinícola González Byass, son factibles de encontrar en Chile gracias a Viñedos Veramonte, también de propiedad del gigante español. Su Rioja Reserva se compone en un 95% de Tempranillo con el aporte de un 4% de Graciano y 1% de Mazuelo con un envejecimiento de 18 meses en barricas mixtas de roble francés y americano y otros 18 meses en botella.

Rubí de capa alta, borde ocre y amplio ribete claro que en nariz nos entrega fresa en su almíbar, ciruela roja madura, licor de guinda, coco, nata, platano maduro, pimienta blanca, caramelo de leche, te negro y champiñones.

Su boca es intensa, frutal, acidez alta, tanino firme, secante, limpio, maduro y con marcada nota de té negro y algo de pimienta blanca. Final medio+ con fruta roja, suaves hierbas y algo de dátiles.

Vino de magnífico equilibrio, grata persistencia, intensidad y una amplia paleta de aromas y sabores que a una década de cosecha empieza a mostrar todo su potencial pero aún con margen de mejora.

Perfecto para acompañar todo tipo de carnes ya sean asadas o guisadas, como también tortillas de papas, recetas en base a pimiento y buena parte del arsenal de la gastronomía española. Nuestra recomendación es servirlo junto a unas Chuletillas de Cordero al Sarmiento.

Nota: 4,6 – Excelente vino que muestra la complejidad de su origen y el potencial de su evolución a la que por cierto aún le quedan varios años por delante.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s