Henriot Brut Rosé – Burbujas seleccionadas

Desde los albores de la Belle Epoque el estilo de vida parisino es considerado un símbolo de elegancia y sofisticación. Estos conceptos, que no contienen un valor económico en si mismo, pueden transformarse en un redituable negocio cuando le agregamos el componente de la exclusividad.

El barrio de La Madeleine alberga algunas de las más exclusivas tiendas en el mundo en materia de moda, joyas, relojes e incluso pastelería. No se trata que estos productos en términos de calidad sean mejores, ni peores, que otros similares, pero en base al prestigio construido por una marca y una oferta relativamente acotada, pocas unidades disponibles para muchos interesados, el precio se vuelve privativa por mero efecto de oferta y demanda generando la ansiada exclusividad; y en esto la producción de Champagne no es una excepción.

Sin duda el Champagne posee en si mismo un valor mayor al de cualquier otro espumante. Se produce en base a las mejores uvas cultivadas en los que son por lejos los más aptos terroirs para tal fin; tras su fermentación los selectos vinos base se almacenan por algunos años; tras la mezcla del coupage la segunda fermentación se lleva a cabo al interior de la botella durante al menos tres años, con el costo de bodegaje que ello implica, luego estas son descorchadas manualmente una a una para eliminar sus barros, agregar el licor de expedición, re encorchar y guardar por un año más; y finalmente el referido licor junto a su simil de tiraje se prepararan en base a centenarias recetas mantenidas en secreto y legadas de un maestro champañero a su respectivo sucesor.

Sin embargo, más allá de todas estos indudables valores agregados, hoy en día buena parte del precio de una botella del sofisticado espumante galo se debe a su “exclusividad”.

Un buen número de las más reputadas casas champañeras de la Montaña de Reims, el Valle de la Marne, la Cote des Blancs, le Sézannais y la Cote des Bar, en la actualidad ya no pertenecen a sus familias fundadoras sino se encuentran en manos de compañías, muchas de ellas transnacionales, dedicadas el mercado del lujo. Claro ejemplo de ello es que tres de las marcas de Champagne más reconocidas a nivel mundial (Moet & Chandon, Veuve Clicquot y la célebre Dom Perignon) son propiedad del grupo LVMH, más conocido como Louis Vutton.

Lo relevante de lo anteriormente expuesto es que en muchos casos la producción de Champagne, y con ello su disponibilidad, no se rige por criterios netamente enológicos, entendiendo que hay cosechas mejores en calidad y cantidad que otras, sino en muchos casos en base a lineamientos comerciales que buscan aumentar la “exclusividad” de un vino en particular.

Vale la pena preguntarse que sentirá un enólogo luego de producir un vino sobresaliente, fruto de años de cuidados y favorables añadas, y recibir la orden de embotellar solo doscientas unidades y literalmente deshacerse del resto.

Favorablemente para nosotros los consumidores amantes de las burbujas, aún existen un buen número de casas champañeras que resistiendo las ofertas de de los gigantes empresariales se mantienen en poder de quienes dieron su nombre a la etiqueta y continúan rigiendo su quehacer por el amor a la tierra y el vino, como son los casos de Feuillatte, que nace del trabajo mancomunado de 82 cooperativas agrícolas, Louis Roderer, Perrier Jouët y Henriot, quienes aún nos permiten disfrutar de la calidad de sus burbujas sin tener que recurrir a un crédito bancario.

“Le Temps devient Lumieres…” (Los tiempos se vuelven luminosos) es el lema de la Casa Henriot fundada en 1808 por una mujer, como también lo han sido varias de las mas reputadas maisons champañeras. Nos referimos a Apolline, viuda de Nicolás Henriot, quien extendió rápidamente la reputación de su Champagne a través de las cortes europeas.

Algunas décadas más tarde, específicamente en 1880, otra mujer, en este caso Marie Marguet, esposa de Paul Henriot, sumó al patrimonio familiar algunas de las más afamadas parcelas de Chardonnay de la Cote des Blancs, sentando las bases del actual estilo y prestigio de la marca que se extiende por ya ocho generaciones.

Henriot es una de las pocas casas que se ha mantenido en poder de sus fundadores por más de doscientos años, lo que les ha dado la libertad de de establecer exigentes estándares como son una excepcional proporción de vinos de viñedos Premier y Grand Cru, extensos tiempos de crianza y selección de mejores cosechas para cada Coupage,

Review

El Brut Rosé de Henriot es elaborado en base a un coupage 50% Pinot Noir, 10% Pinot Meunier, ambos de la Montagne de Reims, y un 40% de Chardonnay en buena parte de la Cote des Blancs.

Un 70% de las uvas empleadas provienen de viñedos Premier y Grand Cru; y un 35% de los vinos corresponden a Reservas de la mejores cosechas, para dar paso a la elaboración vía Método Tradicional, que considera tres años de descanso y segunda fermentación en contacto con sus lías y un final añadido de dulzor de 9g/L en su licor de expedición.

Rosado pálido, de leve brillo cobrizo, nos entrega una muy fina y elegante burbuja de buena persistencia que asciende en perfecto orden hasta coronar la copa.

Su nariz licorosa y mineral expresa fresas deshidratadas, frambuesa, flores rojas, zeste de limón, coco rayado y suave bollería.

En boca su mineralidad marca presencia, con suave dulzor de fresas, seguida de una acidez viva, punzante y de larga persistencia. Su cuerpo trascurre cremoso y balsámico, mientras que en su remate muestra tonos suavemente licorosos y oxidados de berries secos.

Un Champagne que merece ser protagonista principal de cualquier velada y que resulta muy bien acompañado por quesos maduros, frutas silvestres y preparaciones de igual sofisticación como los Macarons.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Pingback: Vinos y Postres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s