Gran Reserva de Calyptra – Sauvignon Blanc de Cordillera

A su llegada a Chile, a mediados del siglo XIX, el Sauvignon Blanc, fue instalado, al igual que las demás cepas traídas de Francia, en el pie cordillerano intentando acomodarse al intenso calor diurno y las gélidas madrugadas andinas, produciendo vinos gruesos, poco elegantes, de acidez contenida que a la vuelta de las décadas nos parecieron la realidad de la expresión de la cepa en este terroir austral.

Pasó más de un siglo para que descubriéramos que en las frías costas de Casablanca, San Antonio, Limarí y últimamente Colchagua, el Sauvignon Blanc podía mostrarse fresco, ligero, elegante, salino, mineral y de acidez punzante. La mayoría de los viñedos no tardó en hacer, como en la canción de Los Jaivas, el recorrido de a cordillera al mar y establecerse al amparo de las brisas del Pacífico.

Paradojalmente, ahora que todos cultivan junto al mar, aquellos que han se han atrevido a trepar las colinas cordilleranas son los que, contra todo pronóstico, marca la diferencia.

Cenizas de Laberinto y Calyptra han establecido sus cuarteles de Sauvignon Blanc en las orillas del Lago Colbún, el primero, y la segunda en los altos de Cachapoal, convirtiéndose de paso en el viñedo mas oriental del país, y e resultado han sido vinos de mayor volumen en cuerpo, lo que a su vez da espacio para una mayor complejidad, pero sin perder frescor y acidez punzante, además de mostrar una inusual y marcada elegancia.

Quizás sea momento de volver a mirar el cultivo de blancos a la sombra de Los Andes con la lección aprendida de que el terroir adecuado nos es una cuestión de ubicación geográfica sino la suma de suelo, micro clima y trabajo del viticultor.

En 1989, precisamente cuando grandes bodegas y pequeños viñateros comenzaban a pelearse e control de los valles costeros, el reconocido cirujano plástico José Zarhi adquiere las 60 hectáreas del fundo «Santa Cruz de Coya» en la parte más alta de Cachapoal destinándolo al cultivo de variedades de clima frío beneficiadas por la acción de los gélidos vientos cordilleranos que cruzan cada tarde dicha sección del valle.

Review

Gran Reserva Sauvignon Blanc de Calyptra es cultivado a 1.000 msnm bajo un clima mediterráneo moderado, con ocasionales nevazones en invierno y cálidos días veraniegos. Las parras se alzan sobre terrazas aluviales de rico suelo calcáreo y el mosto obtenido es fermentado y criado durante 18 meses en barricas de roble francés, en contacto con sus lías, con un posterior reposo de otros seis meses en botella.

Amarillo pálido y traslúcido, su nariz refleja la madurez alcanzada en los altos cordilleranos con notas de durazno maduro y flores blancas, además del as notas aportadas por barrica reflejadas en su dejo láctico, suero de mantequilla y almendras tostadas.

En boca es relativamente voluptuoso para lo habitual de la cepa, con una grata fluidez y marca acidez que equilibra un suave dulzor. Hacia el final aparecen intensos tonos cítricos y minerales que aportan balance y mantienen e frescor.

Este Sauvignon Blanc es un vino para disfrutar y en la medida de lo posible ver envejecer, por lo que lo ideal es hacerlo el protagonista en cualquier maridaje, acompañándolo para ello de plato sencillos y ligeros como pescados o mariscos al vapor, guisados de ave o bruschettas al pesto o caprese.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s