Cipreses Vineyard Sauvignon Blanc

En Chile, en lo que respecta al Sauvignon Blanc, podríamos elaborar un extenso listado de magníficos vinos frescos y ligeros que nada tienen que envidiar a aquellos cultivados en Nueva Zelanda; en menor número podemos mencionar ejemplares fortalecidos en roble de alto potencial de guarda a semejanza de los blancos de Bordeaux; pero vinos que reúnan ambos mundos, frescos y ligeros con amplio margen de evolución al estilo de los Sauvignon Blanc del Loira en Francias, son realmente contados con los dedos de una mano.

Un vino inusual y extraordinario sólo puede provenir de un terroir similar, y ese es el caso de Cipreses Vineyard Sauvignon Blanc Lo Abarca de Casa Marín, para muchos el mejor blanco nacional.

Este vino es cultivado en la localidad de Lo Abarca, sector rural de la comuna de Cartagena, a tan sólo 4 kilómetros de las costas del Pacífico sobre suelos de caliza y granito bajo una media de tan solo 14ºC durante la estación de crecimiento, donde sustrato y clima contribuyen a un muy bajo rendimiento de sus uvas, garantía de vinos particularmente concentrados, además de una marcada acidez y mineralidad.

Cipreses Vineyard Sauvignon Blanc, Lo Abarca, Casa Marín

En su vinificación un 90% del mosto es envejecido en contacto con sus lías dentro de estanques de acero inoxidable durante cuatro meses, mientras el 10% restante lo hace en barricas de roble francés, un 3% nuevas y 7% de segundo uso a fin de preservar las frescas notas de sus uvas.

A la vista se presenta de un amarillo pálido y traslúcido en tanto en su nariz expresa elegantes notas de durazno blanco, manzana, zeste de lima, pasto verde, espárrago, ají pimiento verde, pedernal y dejo salino que en la medida del paso de los años agregaran miel, durazno seco y piel de naranja.

En boca es ligero pero sedoso, perfectamente seco, de acidez punzante y tensa, sabores cítricos y minerales de muy larga persistencia.

En su juventud es complemento perfecto de paltos marinos frescos como cebiche, tártaro, tiradito y sobre todo ostras aderezadas tan solo con limón y sal, mientras una vez envejecido la mejor opción es degustarlo tan sólo en compañía de algún queso fresco para notar su evolución a través de los años.

Vino equilibrado con perfecto balance entre frescor y elegancia, larga y grata persistencia, muy intenso en sus notas y con una amplia complejidad que tan sólo se expande con los años.

Cabe señalar que el potencial de guarda de Cipreses es virtud exclusiva de la notable calidad de las uvas que le dan vida.

Nota: 4,5 – Excelente Sauvignon Blanc magnífico en su expresión de origen, interesante de beber tanto recién embotellado como a la vuelta de una década.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s