Talinay Chardonnay – Latitud y Altitud

La actividad vitivinícola se concentra tan solo en ciertas latitudes, donde además clima y suelo sea propicios para el cultivo de la vid dentro de estas. De esta forma si nos movemos entre los paralelos 40 y 45 Norte recorreremos los principales terroirs de Europa y Norteamérica avanzando por Portugal, España, buena parte de Francia, el centro y norte de Italia, además de los estados de California y Oregón en Estados Unidos. Si en cambio realizamos el ejercicio entre los 30 y 35 grados Sur, el viaje nos llevará por Sudáfrica, Australia, Nueva Zelanda, Chile, Argentina, Uruguay y el sur de Brasil, en otras palabras todos los países productores de vinos en el hemisferio austral.

La Latitud correcta es entonces condición sine qua nom en las opciones vitivinícolas de una región, pero la Altitud, uno de los elementos más determinantes del clima, la que definirá el carácter de aquellos vinos.

Lo anterior es particularmente notorio en un país como Chile con esa abrupta geografía que nos permite almorzar en medio de la Cordillera de Los Andes, e incluso haciendo una larga sobre mesa estar a tiempo de ver el atardecer en una playa del Pacifico.

Un claro ejemplo de esto, en términos vitivinícolas, es el Valle de Limarí donde en una misma latitud (30ºS) y con solo un grado de diferencia longitudinal (70º y 71ºW), una misma bodega, Viña Tabalí, produzca un vino cultivado en Río Hurtado a 1.600 msnm y otro en Talinay a tan solo 150 metros de altitud.

Casi en ningún otro lugar del mundo dos realidades tan distintas se encuentran tan próximas. Mientras en las alturas de Río Hurtado las vides trepan barrancos de roca volcánica cubiertas por la nieve en invierno y soportando el intenso calor estival, en Talinay las parras se asientan sobre calcáreas ladera aluviales regadas por la neblina matutina procedente del Pacífico.

Estos vinos de Mar y Cordillera no son solo el reflejo de una abrupta geografía sino también cuentan la ancestral historia de esta particular región habitada previo a la conquista europea por el pueblo Diaguita, cuyas caravanas de llamas solían trasladar y compartir las riquezas de Los Andes y el Pacífico, y tras el mestizaje fue, y es, tierra de Crianceros que en los meses invernales pastorean su ganado caprino en las praderas costeras para luego, conforme avanza el verano, trasladar sus animales a los más altos valles cordilleranos, incluso cruzando la frontera con Argentina, en una de las pocas muestras de cultura trashumante aún posible de encontrar en el orbe.

Costa y montaña, mar y cordillera, Pacífico y Andes, blancos ligeros y minerales versus tintos robustos y frutales, así es Limarí y así también lo refleja Tabalí.

Viña Tabalí cultiva en lo alto de Río Hurtado las uvas de sus vigorosos vinos Barranco Viognier y Roca Madre Malbec; mientras en las costas de Talinay, en las proximidades del Parque Nacional Fray Jorge, bajo el mismo nombre del viñedo en su etiqueta entrega los varietales Sauvignon Blanc, Pinot Noir y sin dudas el más representativo del terroir: Chardonnay.

Review

Talinay Chardonnay nace a tan solo 12 km del Océano Pacífico sobre territorio declarado Reserva Mundial de la Biósfera por la Unesco, refrescado por las brisas costeras que llevan su viñedo a ser la zona más fría de Limarí, lo que en términos prácticos permite cosechar sus uvas hasta tres semanas más tarde que el resto de las regiones costeras del país, asegurando así su valiosa y pausada maduración.

Las laderas sobre la que es cultivado corresponden a antiguo fondo marino particularmente rico en carbonato de calcio, entregando al mosto un intenso carácter mineral, el que en su producción es fermentado y criado por once meses en barricas de roble francés Fontainebleu y Vosges.

Amarillo pajizo y traslúcido, expresa en nariz suave y elegante fruta tropical madura y una intensa y punzante nota salina y mineral propia de su terroir.

En boca es fresco y ligero, de suave dulzor perfectamente equilibrado en una acidez viva y persistente, seguido de final cítrico y mineral que se extiende largamente en el retrogusto.

Perfecto para acompañar piqueos en base al queso de cabra y aceitunas producidas en el mismo valle, o cualquier tipo de plato marino, en especial si se trata de maridar pescados azules cocinados en horno o parrilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s