Riomístico Viognier – Blanco con alma de tinto

Al visitar en nuestro país la sala de ventas de cualquier supermercado o tienda especializada en vinos, en la sección de tintos encontraremos anaqueles dedicados en específico a Cabernet Sauvignon, Carmenere, Merlot, Pinot Noir, Malbec, Syrah, Carignan, Blends y otro que reúne cepas menos comunes como Garnacha, Tempranillo o Cinsault. Sin embargo cuando se trata de blancos la oferta suele reducirse tan sólo a Sauvignon Blanc, Chardonnay, y alguna tímida presencia de Riesling.

La diversificación productiva es algo que al parecer aún no ha alcanzado el mundo de los mostos blancos, sin embargo en los últimos años algunos viñateros, en especial independientes y pequeños productores, han llevado a cabo un interesante trabajo rescatando del olvido tradicionales varietales, como Semillón o Moscatel, o incursionando en el cultivo de cepas extranjeras menos tradicionales, como Gewürztráminer o la muy interesante Viognier.

La Viognier es una cepa oriunda del Ródano francés que estuvo muy cerca de la extinción a causa de la filoxera y el posterior abandono de viñedos en Francia tras la Primera Guerra Mundial, al punto que en 1965 se contaban no más de treinta hectáreas dedicadas a su cultivo en territorio galo. Sin embargo la búsqueda de vinos distintivos y con expresión de terroir trajo de regreso a este blanco rodanense que hoy goza de buena salud dentro y fuera de su tierra natal.

Los enólogos suelen describir los vinos de la cepa como “blanco con alma de tinto”, debido a los terroir donde mejor se aclimata y expresa, cuestión que se pone de particular manifiesto en Chile donde sus mejores exponentes no provienen de los fríos valles costeros, como suele ser el caso de la mayoría de los blancos, sino de territorios propios de los mostos rojos e incluso en algunos casos donde estos últimos tienen un difícil devenir. Ejemplos de ellos son el muy buen Viognier Reserva producido por Dalbosco en la la árida localidad de Punitaqui; Barranco de Tabali, cultivado a 1.600 msnm en plena cordillera de Limarí; y Riomístico de Von Siebenthal, oriundo de Panquehue, reino exclusivo de tintos en el corazón del valle de Aconcagua.

Riomístico es el único vino blanco producido por Von Siebenthal, viña boutique del valle de Aconcagua a la que le han dado fama la calidad de sus Syrah, Petit Verdot y ensamblajes tintos, y sin duda este Viognier se comporta a la altura, siendo para algunos el mejor exponente de la cepa en territorio nacional.

Review

Este Viognier crece sobre el suelo arenoso y pedregoso de las colinas en las proximidades de Panquehue, a medio camino entre Los Andes y el Pacífico. y tras su vinificación es criado once meses en barricas de roble francés y luego reposa por un año en botella.

Dorado pálido, oleoso y limpio a la vista. En su nariz expresa un verdadero buque de flores incluidas acacias, peonias, jazmín y azucenas, durazno deshidratado, damasco turco, suave lima y miel.

En boca se muestra untuoso e intenso, de buena acidez y con una mezcla de damasco y piel de naranjo en su final.

Podríamos definirlo como una versión igual de elegante pero más intensa que el Chardonnay, y precisamente sus mejores maridajes están aquellos platos donde la cepa borgoñesa se queda algo corta de empuje, como carnes blancas de caza, cazuelas de campo y tajines de pescado, vegetales y ave.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s