Sauvignon Blanc Gran Reserva CdB – Última mirada

el

Para nuestra Review queremos dar, quizás la última mirada al Sauvignon Blanc Gran Reserva producido en Casablanca por Casas del Bosque. Esto porque la cosecha 2018 fue la última que se dedicó a la producción de esta etiqueta que pasa a ser reemplazado por el Sauvignon Blanc La Cantera de la nueva línea Botanic.

La ocasión nos resulta una excusa perfecta para explicar y entender en que cosiste un vino Gran Reserva en Chile.

La creencia habitual es que los concepto de Reserva o Gran Reserva tienen alguna relación con tiempos de crianza en barricas y efectivamente es así en gran parte del mundo pero NO en Chile.

En el caso de España un vino sin guarda es llamado Cosecha, Crianza si tiene menos de seis meses de crianza en barrica, Reserva si este periodo va entre los seis y dieciocho meses, y por último Gran Reserva para aquellos con guarda superior al año y medio.

La legislación chilena en cambio define estos conceptos en relación a su contenido alcohólico partiendo del hecho de que en Chile para que un vino para ser reconocido como tal debe contener una concentración mínima de 11,5°A. Sobre esta base un vino Reserva debe contener 0,5°A más que la graduación mínimo, en la práctica 12°A, sin hacer mención alguna a un eventual contacto con madera, lo que si se específica en el caso de la Reserva Especial aunque no se detalla ni el tipo de madera (barrica, fudre, chips) ni el tiempo del necesario contacto.

Cuando hablamos de vinos Gran Reserva, estos debes contener al menos un grado más que la concentración mínimo, nuevamente en la práctica 12,5°A, y a estos si se les exige haber tenido contacto con madera aunque no se específica de que tipo ni por cuanto tiempo. En el caso de que el vino cumpla con la graduación pero no con lo relativa a la madera puede ser etiquetado como Reserva Privada.

Lo laxa de la legislación permite que, cumpliendo con la graduación alcohólica requerida, un vino con tres meses de contacto con chips de madera sea tan Gran Reserva como uno con con dos años de crianza en barricas de roble, por lo que los conceptos está bastante lejos de definir calidad alguna.

A lo anterior debemos agregar que la gran mayoría de los vinos producidos en Chile tienen un concentración de alcohol promedio de 13°A para los blancos y 14°A tratándose de tintos y estos últimos en un alto porcentaje presentan algún nivel de contacto con madera, por lo que en rigor legal la gran mayoría de los mostos que encontramos en un supermercado podría lucir la etiqueta Reserva o Gran Reserva.

En la práctica el uso de estos apelativos ha sido más parte de una estrategia de marketing usada por las bodegas para justificar los rangos de precios de determinadas líneas de vinos, pero al ser tan genéricas han perdido valor de un tiempo a esta parte. Buen ejemplo de esto es que las principales y más populares familias de vinos en torno a los U$ 15 como pueden ser Alpha de Montes, Terroir Hunter de Undurraga, Marqués de Casa Concha de Concha y Toro , 1865 Selected Vineyard de San Pedro, Cuvee Alexandre de Lapostolle o “x” Vineyard de Casa Marín, se dan a conocer tan solo por su nombre sin mencionar su condición de Gran Reserva, aunque todos cumplen los requisitos para ello.

Es muy probable que en la decisión de Casas del Bosque se busque marcar su Sauvignon Blanc con una identidad propia en lugar de ser definido por un apelativo genérico y sin valor práctico. lo que nos llevará a beber quizás el mismo excelente vino pero con un nombre más singular.

Review

El principal valor de este vino es entregar un exquisito balance entre frescor, elegancia y expresión de origen lo que se resume en un paladar particularmente ligero pero a la vez sedoso y una nariz con las características aromáticas propias del terroir casablanquino.

El viñedo de Casas del Bosque está en el poniente de Casablanca, una de las zonas más frías del valle, sobre suelo de arcilla descompuesta. El 80% del mosto es fermentado en barricas de roble francés y permanece algunas semanas en contacto con sus lías antes de su filtrado y embotellado.

A la vista se nos presenta de un amarillo blanquecino perfectamente traslúcido y de trazas oliva. En su nariz se percibe durazno blanco maduro, flores blancas, esparrago, cebollín y ají verde

Como señalamos su paladar es ligero, fresco y seco, cuerpo de marcada sedosidad complementado con una acidez punzante y un final citrico lleno de esa nota final de ají verde propia de Casablanca.

Aunque no lo podríamos definir como un Sauvignon Blanc particularmente salino, su perfil cítrico hace que su mejor maridaje sea acompañando platos marinos, en especial si estos se sirven calientes, como la Paila Marina, lo que permitirá resaltar su frescor y elegancia.

Al principio de la nota explicamos que el apelativo Gran Reserva no define calidad y debemos agregar que tampoco se relaciona con potencial de guarda. Con la salvedad de algunos pocos ejemplares con prolongada crianza en roble, la gran mayoría de los blancos nacionales están pensados y vinificados para su consumo inmediato o a lo sumo un par de años después de cosecha, por lo que si la última cosecha de este Sauvignon Blanc Gran Reserva fue en 2018 podremos degustarlo en su plenitud a lo sumo en 2021.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s