First Edition Cabernet Sauvignon Valle Secreto

A exactos cien kilómetros al sur de Santiago un desvío lateral de la Ruta 5 conduce a la pequeña comuna campesina de Requinoa desde donde, tras cruzar la vía férrea, un camino secundario que avanza perfectamente recto al oriente nos adentra en el corazón vitivinícola del valle de Cachapoal Andes, notando en su cabecera las casonas de las Viñas Los Boldos y Valle Secreto, en lo que fuera una antigua hacienda Jesuita, luego el extenso viñedo Las Kuras, propiedad de Lapostolle, y en la línea del horizonte, trepando los faldeos precordilleranos, la bodega donde San Pedro produce sus íconos.

Visitar este lugar, sobre todo en los meses de verano, nos permite entender claramente el alma de los vinos de Cachapoal definidos por la amplitud del valle, sinónimo de más horas de luz y calor, y la ausencia de las brisas que los cursos de los ríos transportan en otras regiones lo que redunda en fruta muy madura con una marcada concentración de azúcares y bajo nivel de acidez.

Viña Valle Secreto, proyecto de la familia Punti Ferrer, entiende muy bien este caluroso terroir productor de vinos corpulentos, sobre maduros e intensos, donde las decisiones enológicas en torno a la fecha de vendimia, usualmente más temprana que en otros valles, y tipo de vinificación resultan fundamentales para dotar a sus mostos del necesario equilibrio.

First Edition Cabernet Sauvignon es sin duda una de las etiquetas más emblemática de la bodega que llama la atención por ser escrita en una bella caligrafía manuscrita y cuyo mosto expresa muy bien esta alma de Cachapoal.

Rubí de capa media y ribete claro, en su nariz nos entrega mora en compota, ciruela negra madura, arándano en almíbar, pimienta negra y ciertas notas de hierba seca al estilo provenzal.

Su boca es claramente muy estructurada, con predominio de fruta negra muy madura e incluso al límite de lo reductivo lo que entrega sensación de dulzor a pesar de que su perfil es objetivamente seco. Acidez media, taninos algo maderosos y final donde el licorice marca presencia completan su descripción.

En definitiva un vino fiel representante de Cachapoal en cuanto a sus notas que muestran una buena complejidad e intensidad junto a una aceptable persistencia, pero que no logra equilibrar del todo el conjunto donde la sensación de mermelada en boca y marcado alcohol terminan por predominar.

Nota: 3,2 Un vino correcto que claramente entrega lo que se puede esperar de su origen.

Su maridaje obvio son gruesos cortes de carnes asadas que pueden compensar su peso en boca, pero también resulta interesante opción para acompañar guisos de legumbres como unas Lentejas al Vino con champiñones y tocino.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s