Merlot Gran Reserva de Santa Ema

No han sido los mejores años para el Merlot en gran medida gracias al llamado “efecto Sideways”, en referencia a la película basada en la novela de Rex Pickett, que en hispanoamérica fue conocida como “Entre Copas” y donde su protagonista se niega rotundamente a consumir la cepa mientras no deja de alabar las virtudes del Pinot Noir.

En los años siguientes las ventas de Merlot en los Estados Unidos descendieron en un 33% y la superficie de hectáreas plantadas disminuyó en un 16%, números que a modo grueso y con la salvedad de Francia se reprodujeron en el resto del mundo.

Aunque para ser justos el personaje interpretado por Paul Giamatti también lanza duros comentarios sobre el Syrah, Cabernet Sauvignon y Chardonnay con paso por barrica, pero al parecer tan sólo aquellos referidos al Merlot hicieron eco en los gustos de quienes vieron el filme.

Pero la cepa oriunda de Burdeos enfrenta una dificultad mayor que una mala publicidad y ese es el calentamiento global.

La piel delgada de sus uvas las hace mucho más sensibles a las altas temperaturas, y de esta forma sin la estoica resistencia del Cabernet Sauvignon y sin poder adaptarse a valles más fríos, como el Syrah, se hace cada vez más difícil a los enólogos garantizar una producción de vinos en su óptimo puno de equilibrio y que no pequen de sobre maduros.

En el caso de Chile además debe sumar la competencia por terroir óptimos con el Carmenere, que al ser una de las cepas emblemáticas del país lleva todas las condiciones de ganar.

Aunque la mayoría de los grandes productores han mantenido el Merlot dentro de sus etiquetas este suele resultar el varietal más débil en las respectivas colecciones.

Sin embargo algunos viñedos, en especial aquellos que no lideran las preferencias en las cepas más demandadas, han optado por hacer del Merlot su caballo de batalla y en la mayoría de los casos le han dado un perfil más frutal y ligero que garantice una mejor recepción sobre todo de los consumidores mas jóvenes.

Pero también están los casos de quienes no renuncian al estructurado y sedoso perfil clásico de este vino como es el caso de Bisquertt con sus plantaciones en Marchigüe y sobre todo Santa Ema, con sus viñedos en Isla de Maipo, que ha hecho del Merlot su buque insignia.

Review

Merlot Gran Reserva de Santa Ema se ha ganado un justo reconocimiento entre los buenos exponentes de la cepa en Chile no solo por sus cualidades también por marcar punta de precio entre los vinos Gran Reserva, siendo de esta forma particularmente asequible para los amantes del varietal.

El terroir de Isla de Maipo se emplaza en la cabecera del curso medio del río del mismo nombre, a mitad de camino entre los bastiones preandinos de Alto Jahuel y Pirque, famosos por su producción de Cabernet Sauvignon, y los suaves lomajes de la Cordillera de la Costa donde se da inicio a la plantación de variedades de clima frío.

De esta forma los Merlot de Santa Ema son un fiel representante de los vinos conocidos como Entre Cordilleras, donde el enfrentamiento entre el calor de Los Andes y las brisas frescas del Pacífico parecieran decretar tregua y establecieran un preciso punto de equilibrio, entregando vinos perfectamente maduros pero en ningún caso acompotados y de ligereza frutal pero sin marcados rastros de verdor.

Santa Ema en la mayoría de sus vinos, y entre ellos el Merlot, ha optado por mantenerse fiel a la “vieja escuela” con una barrica muy presente pero con un óptimo balance de estructura gracias a la alta concentración frutal de sus mostos, entregando así un vino al más clásico estilo del Maipo.

Este Gran Reserva se nos presenta de un rubí profundo a la vista y una nariz rica en cerezas, arándanos, mermelada de mora, cacao dulce, granos de café tostado y un suave dejo a mentol.

En boca fruta y madera entregan un cuerpo terroso, estructurado, rico en fruta madura equilibrada en acidez media; taninos gruesos, firmes, sedosos y de suave especiado; y final marcado por la presencia de café expreso y un suave retrogusto a cassis.

Pastas acompañadas de salsas gruesas y quesos maduros son su maridaje natural, al igual que carnes tiernas acompañadas de vegetales grillados como el clásico Lomo Saltado de la cocina chino peruana.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s